Entradas

Mostrando entradas de 2024

Y ASÍ VAMOS ...

La vida de las sociedades es dinámica. Esto significa cambios. Los cambios pueden tener naturaleza dispar.  Muchos cambios, casi incontables, han significado progreso. Conocimiento más profundo de la realidad, las leyes físicas y químicas que la rigen, los principios y leyes que rigen los fenómenos sociales, la comprensión de que existen derechos humanos básicos y universales inherentes a la condición humana, descubrimientos médicos, tecnológicos y producciones artisticas que han aportado al mejoramiento de la calidad de vida, y así sucesivamente. Otros cambios han significado involución. El perfeccionamiento de armas de destrucción masiva, el tan mentado cambio climático -defendido por unos y estigmatizado por otros-, el nacimiento de ideologías liberticidas o el desprestigio -en mi opinión- de valores morales que cimentaron la estabilidad emocional, ética y política de las sociedades. Por ejemplo, el avance de la legalización del uso recreativo de drogas psicodélicas, la victimizació

LA PARADOJA DE LOS ÚLTIMOS DÍAS

Mucho se habla del antagonismo ciencia-religión. Este esquema resulta paradójico, ya que los avances y progresos de la humanidad, producidos por el hombre, tanto en ciencia como tecnología, son dones del Espíritu a través de los cuales Dios prepara el camino para la Segunda Venida de Jesucristo, para la obra del Milenio y para que la humanidad prosiga el derrotero del Plan de Salvación, con la esperanza de que alcance la vida eterna la mayor cantidad de hijos de Dios. En el Antiguo Testamento, en el capítulo 2 del libro de Joel, versículo 28, leemos: "Y acontecerá que después de esto, derramaré mi Espíritu sobre toda carne, y profetizarán vuestros hijos y vuestras hijas; vuestros ancianos soñarán sueños, y vuestros jóvenes verán visiones.  Y también sobre los siervos y sobre las siervas derramaré mi Espíritu en aquellos días." Este versículo se refiere particularmente a nuestros días. El presidente Joseph Fielding Smith ha declarado al respecto: "LOS INVESTIGADORES SON G

EL PRINCIPIO DE LA SELECTIVIDAD

En el capítulo 10 del Evangelio de Lucas, se cuenta de la visita de Jesús a la casa de dos hermanas, María y Marta: "Y aconteció que, prosiguiendo ellos su camino, Jesús entró en una aldea; y una mujer llamada Marta le recibió en su casa.  Y esta tenía una hermana que se llamaba María, la que, sentándose a los pies de Jesús, oía su palabra.  Pero Marta se preocupaba con muchos quehaceres; y acercándose, dijo: Señor, ¿no te da cuidado que mi hermana me deje servir sola? Dile, pues, que me ayude.  Pero respondiendo Jesús, le dijo: Marta, Marta, afanada y turbada estás con muchas cosas.  Pero solo una cosa es necesaria; y María ha escogido la buena parte, la cual no le será quitada."¹ En el relato subyacen varias enseñanzas, entre ellas, la jerarquización que debemos otorgarle a las distintas actividades que desarrollamos en nuestro día a día. Jesús resalta la importancia de procurar escuchar la palabra de Dios por encima de toda actividad humana, sin  restarle valor, evidenteme

NOVIAZGO VIRTUAL POR IA

Hace poco menos de un año escribí un artículo sobre la Inteligencia Artificial (IA), los desafíos que su uso implicaba y los peligros subyacentes. Es sabido que en el campo de la informática el avance es exponencial. En los meses transcurridos mi celular ya dispone de un "copiloto" con IA que me promete ayuda casi ilimitada para alcanzar los logros que persiga. La IA se ha infiltrado en la ciberpornografía, enchastrando vidas y utilizando incluso figuras públicas y populares como protagonistas. Da miedo pensar lo que se pueda alcanzar con su uso en la industria bélica, el espionaje o el mundo del delito y las estafas. Resulta preocupante la aparición en el mercado de empresas que ofrecen "compañía virtual" basada en IA. Esa compañía puede ofrecer un personaje virtual que acompaña, en un hogar "inteligente", a las personas que viven en soledad. Tal es en caso, por ejemplo, de Japón, donde de acuerdo a un relevamiento del Instituto Nacional de Investigación

LO QUE CARACTERIZA LOS VALORES MORALES

Dos por tres surgen argumentaciones que justifican costumbres, conductas y creencias de hoy, contrarias a las enseñanzas de Jesucristo. Estas costumbres, creencias y conductas tienen una existencia que data de tiempos remotos, ya sea de la Edad Media, los siglos de la Ilustración o anteriores aún. Se trata de demostrar la naturalidad de las mismas basada en que su pasada existencia es prueba del error en que caen las enseñanzas cristianas, pretendiendo ver en esas costumbres, conductas y creencias, desviaciones que "deshumanizan" a los hombres y mujeres que se apartan de la moral¹ judeo-cristiana. De esta forma, las costumbres, conductas y creencias cristianas son singularidades en el tiempo que los posmodernidad tildan de "fobias". Este razonamiento es erróneo pues siempre existieron esas costumbres, conductas y creencias entre pueblos apartados de las enseñanzas del evangelio y sumidas en la incredulidad. El albedrío moral de las personas, que los cristianos enten

UNA BÚSQUEDA TRASCENDENTAL

En varios países las carreras de galgos están legalizadas, aunque en muchos lugares existen competencias de ese tipo que están fuera de la ley. Los galgos -portando un bozal- corren detrás de una liebre artificial, que se desplaza mecánicamente por un cerco perímetral interior a una pista, llamada canódromo. El sistema está diseñado para que nunca puedan darle alcance al conejo artificial, el cual los perros creen que es real. El primero galgo en llegar a la meta, es el ganador.  Detrás de este aparentemente inocente juego se desenvuelve un mundo de apuestas, algunos negocios de naturaleza discutible y maltratos de todo tipo hacia los animales para que aumenten su rendimiento. Cuando ya no sirven para los fines de sus amos, esos animales son sacrificados o vendidos a laboratorios para que experimenten con ellos. Todo esto es como una lección de vida. Si nos descuidamos, podemos caer en el engaño de ser como esos galgos, corriendo detrás de falsas liebres que representan los falsos prem

LA IMPORTANCIA DE UNA BUENA EDUCACIÓN

Es posible comprobar que la pobre formación educativa de los pueblos,   con la complicidad involuntaria de muchos  "ingenuos" y la de otros tentados por ejercer dominio injusto¹, trae consecuencias nefastas para el bienestar temporal y moral de las sociedades. Buena porción de la gente no sabe qué es caer en el voluntarismo, ceder a la manipulación de los relatos, a la contrainformación, a la posverdad que les confirma "verdades" en las que quieren creer de antemano (dando por válido a priori lo que postula su creencia sin siquiera saber qué significa basarse en la razón para demostrar la veracidad de algo).  Mucha gente se traga el camello y escupe al mosquito. Sin embargo, décadas de oír la misma cantarola con el cómplice silencio de estamentos interesados en propósitos sombríos, ha contagiado a muchos dejándolos prácticamente casi irrecuperables, los cuales buscan a tientas el camino al "edificio grande y espacioso [que representa] el orgullo del mundo"

LA REALIDAD DEL MINISTERIO DE JESUCRISTO

Jesús nació hace más de dos mil años. Murió tempranamente, a Sus 33 años.  Sin embargo, Él vive hoy. Enseñó en las tierras de una Judea ya muy lejana en el tiempo, con Su ejemplo, con Sus palabras, con Su misericordia y con Su amor incondicional. Enseñó el único camino  que engendra en los corazones de los hombres la esperanza de una vida eterna gloriosa. Sus palabras resonaron hace más de dos mil años en oídos de discípulos e incrédulos. Sin embargo, Él vive hoy. Padeció en Getsemani un dolor inimaginable para la mente del hombre. Un sufrimiento que entregó a la humanidad el don de la inmortalidad y una recompensa justa por las obras, pensamientos y deseos del corazón de una manera también incomprensible para nosotros. Resucitó después de Su ignominosa muerte en forma milagrosa, en un acontecimiento que jamás había ocurrido antes de Su sacrificio expiatorio.  Ascendió hasta el trono Celestial de Su Padre, de nuestro Padre, y desde allí continuó Su ministerio en favor de todos los homb

EL SIMBOLISMO EN LAS ESCRITURAS

El libro de Génesis es altamente simbólico. Para una persona formada bajo la influencia de la cultura occidental que hoy rige el devenir de la sociedad, la interpretación literal de su contenido le lleva al desconcierto o la incredulidad. Distintos elementos del texto, particularmente en lo que refiere a la Creación, resultan difíciles de aceptar o entender (repito: desde una perspectiva textual) para el hombre contemporáneo sumido en esa mezcla de racionalidad, incredulidad, subjetividad y relativismo moral que caracterizan esta época presente. Obviamente se requiere de mucha fe -cualidad que se espera del creyente- para aceptar siquiera su propia interpretación de lo que se describe en las primeras páginas de la Biblia. ¿Un jardín de Edén? ¿Un árbol de cuyo fruto se puede recibir la sabiduría para distinguir el bien del mal? ¿Un varón creado del polvo de la tierra y una mujer creada a partir de la costilla de ese varón? ¿Seres originalmente eternos que luego de probar aquel fruto se

UNA DISCUSIÓN IMPRODUCTIVA

Veo con mucha simpatía el esfuerzo de quienes desean demostrar la existencia de Dios y la falacidad de los argumentos ateos.  Creo, sin embargo, que las cosas del espíritu han de discernirse espiritualmente (a través de nuestra percepción espiritual, que sí existe pero muchos desconocen), porque como dice Pablo  para el hombre natural las cosas del Espíritu son locura¹. Llegar a tener la certeza de la existencia de Dios es un asunto personal e intransferible, aunque Jesús enseñó que quien quisiera hacer la voluntad del Padre de seguro sabría que Él no hablaba meramente por su cuenta².  Es posible llegar a tener un testimonio personal acerca de Dios, pero antes se debe desear encontrarlo y luego, se debe estar dispuesto luego a vivir de acuerdo con el testimonio recibido³. Llevar el asunto de Su existencia al campo de la racionalidad humana es inconducente, como lo han demostrados siglos de discusión improductiva. (1) 1 Corintios 2:14 (2) Juan 7:17 (3) Moroni 10:4

PODEMOS DERROTAR NUESTRA VULNERABILIDAD

Nuestro Padre Celestial ama a todos sus hijos por igual, y sabe que cada uno de nosotros cargamos  con nuestras debilidades y flaquezas.  Por tanto, nos invita  seguir a Cristo teniendo misericordia los unos para con los otros.  Cada uno de nosotros -quienes anhelamos ser Sus fieles discipulos- libramos nuestra propia batalla por seguir a Cristo.  Es triste ver que muchos hijos de Dios ni siquiera le conocen y otros, entregados a la influencia del adversario, promueven dolor, maldades y angustias a su prójimo. Creo que nuestra mayor preocupación debe ser esforzarnos por seguir a Cristo y seguir Su santo ejemplo, a pesar de nuestra imperfección. En Jesucristo podemos encontrar la paz y  ayuda para superarnos. Encontramos también el poder para vencer nuestros miedos, nuestras inseguridades y nuestras debilidades. Nadie es vulnerable en Cristo, pues como testificó Pablo:"Todo lo puedo en Cristo que me fortalece." (1) (1) Filipenses 4:13

CUANDO...

Cuando creemos saberlo todo, sufrimos de ignorancia. Cuando nos negamos a aprender una verdad nueva, padecemos de orgullo. Cuando nos sentimos con el derecho de satisfacer todos nuestros deseos, nos domina el egoísmo. Cuando nos creemos superiores a los demás, nos llenamos de soberbia. Cuando nos olvidamos de perdonar, perdemos la misericordia de Dios. Cuando amamos las riquezas, nos volvemos codiciosos y nada nos basta para ser felices. Cuando vamos tras los placeres del mundo, no podemos librarnos de su esclavitud. Cuando nos deslumbra la fama, perdemos el aprecio por la belleza. Cuando nos obsesiona el poder, perdemos la moral. Cuando perdemos el interés por servir, perdemos nuestra humanidad. Cuando cedemos a la lujuria, perdemos el espíritu que ilumina nuestra alma. Cuando nos invade la duda, perdemos nuestra valentía. Cuando perdemos la capacidad de amar, perdemos nuestra sensibilidad. Cuando negamos a Dios, nos acompaña la soledad.

¿LA CRISTIANDAD ES DOGMÁTICA?

¿Es la religión cristiana dogmática? Según la Real Academia Española, el vocablo dogma puede definirse como un "conjunto de creencias de carácter indiscutible y obligado para los seguidores de cualquier religión". El que la religión cristiana sea dogmática considero que no implica necesariamente una afirmación peyorativa.  En particular, la religión cristiana -que se basa en las enseñanzas de Jesús a quien se le adora como Divinidad-, ¿podría estar fundada en revelaciones de un Dios todopoderoso, omnisciente y perfecto, y al mismo tiempo ser cuestionable por parte de sus creyentes? ¿Podría aceptarse que el creyente fuese selectivo en cuanto a lo  que cree y está dispuesto a obedecer? Si el creyente cristiano adora al Dios que le creó, y le considera fuente de toda verdad, ¿cómo se espera que pueda eligir en qué comprometerse con Él y en qué no? Y si cree en un Dios infalible, ¿cómo va a dudar de Él? El cultivar la religión cristiana -dado que no se basa en una materialidad pa